AVERAGE WAIT

Wait times are an average and provided for informational purposes only. What does this mean?

Cuidado de niños con gripe H1N1

Read this in English

(Caring for a Child With H1N1 Influenza)

Si a su hijo le han diagnosticado gripe o influenza H1N1 (gripe porcina), quizás lo preocupe cómo atenderlo en su hogar. En realidad, no existen muchas diferencias entre el cuidado de un niño con gripe H1N1 y el de un niño con gripe estacional.

A pesar de todo, la gripe H1N1 es un virus de la gripe. Por lo tanto, el descanso, la relajación y beber una gran cantidad de líquido deben ser los principales puntos en la lista de tratamiento.

De todos modos, los padres deben conocer algunas cuestiones especiales relacionadas con esta nueva cepa de gripe:

  • Los niños más pequeños y los que sufren de afecciones crónicas tienen un mayor riesgo de tener problemas. Consulte a su médico sobre los medicamentos antivirales (que puede evitar el empeoramiento de los síntomas) para los niños de 5 años o menores que padezcan afecciones crónicas como cardiopatías, asma o diabetes. Para lograr el máximo beneficio, se los debe administrar lo antes posible.
  • La gripe H1N1 se transmite de persona a persona. Dado que relativamente muy pocas personas están vacunadas contra el virus actualmente, es importante respetar las medidas de cuidado que limiten la propagación de la enfermedad en el hogar y en la comunidad.

Afortunadamente, la mayoría de los niños que contraen este virus de la gripe lo toleran bien y se recuperan por sí solos en un par de semanas.

A continuación encontrará pautas para mantener a su hijo lo más cómodo posible durante este tiempo a la vez que limitan la propagación de los microorganismos de la gripe a otras personas:

Cuándo hacer que los niños se queden en casa

Los niños que manifiesten síntomas similares a los de la gripe no deben asistir a la escuela ni a la guardería. Los síntomas de la gripe H1N1 son fiebre (100 ºF o 37,8 ºC o más) y uno o más de los siguientes:

  • tos
  • dolor de garganta
  • nariz congestionada o secreciones nasales
  • dolores corporales
  • escalofríos
  • cansancio
  • diarrea
  • vómitos

Haga que su hijo se quede en casa ante el primer signo de enfermedad y llame al médico para averiguar si es necesaria una visita al consultorio. Para prevenir la propagación del virus, su hijo sólo debe salir de la casa para recibir atención médica o en caso de otras necesidades.

Los cuidadores, hermanos y otros integrantes de la familia de niños con síntomas similares a los de la gripe pueden continuar asistiendo al trabajo o la escuela, pero es especialmente importante que eviten los microbios lavándose las manos con frecuencia y evitando el contacto cara a cara con la persona infectada.

Algunas escuelas y empleadores pueden solicitar que los integrantes de la familia permanezcan en su hogar durante algunos días.

Cuándo asistir a la sala de urgencias

Presentar los síntomas de la gripe H1N1 o la gripe estacional no es motivo para asistir a la sala de urgencias. Si su hijo tiene síntomas similares a los de la gripe, pida consejo para el tratamiento a su médico.

Sin embargo, si su hijo se encuentra en peligro médico, se necesita atención inmediata. Acuda a la sala de urgencias o llame al 911 si su hijo:

  • presenta respiración agitada o problemas para respirar
  • tiene un tono de piel azulado
  • no bebe la cantidad suficiente de líquido
  • está muy somnoliento o aletargado
  • es un bebé y está tan irritable que no desea estar en brazos
  • presenta fiebre con sarpullido
  • tiene síntomas similares a los de la gripe que mejoran y luego reaparecen con fiebre y una tos peor

Tratamiento de los síntomas

Los niños que no sufren afecciones crónicas suelen tolerar la infección por el virus de la gripe H1N1 bastante bien y pueden mejorar por sí solos, sin tratamiento médico.

Es posible que se administren medicamentos antivirales a los niños que han desarrollado una enfermedad grave y necesitan hospitalización o que corren riesgo de presentar complicaciones a causa de la gripe (incluidos los niños menores de 5 años y los que padecen afecciones crónicas como cardiopatías, diabetes, asma y otros problemas pulmonares) para aliviar los síntomas, reducir la duración de la enfermedad y prevenir las complicaciones.

Al atender a un niño enfermo en casa, no olvide:

  • Ofrecer una gran cantidad de líquido (la fiebre, que puede estar asociada a la gripe, puede producir deshidratación). Ofrezca agua, bebidas para deportistas, jugos y bebidas sin alcohol. También puede intentar con helados de agua, bebidas con hielo preparadas en la licuadora y gelatina de distintos sabores para conservar la hidratación.
  • Alentar a su hijo a permanecer en la cama o en el sofá con una variedad de revistas, libros, música tranquila y, quizás, alguna de sus películas favoritas.
  • Administrar acetaminofeno (paracetamol) o ibuprofeno para los dolores (pero no le administre aspirina debido al riesgo de síndrome de Reye).
  • No administrar medicamentos de venta libre a los niños menores de 2 años sin consultar antes a su médico.
  • Vista al niño con capas de ropa para poder agregar o quitarlas durante los períodos febriles o de escalofríos.

Si su hijo sufre una afección crónica, como el asma, no olvide consultar al médico para que lo ayude a asegurar que la afección está bajo control.

Recuerde llamar al médico si su hijo parece mejorar y después se siente peor, presenta fiebre alta, tiene problemas para respirar o parece confundido.

Prevención de la propagación de la infección

Parte del cuidado de un niño con gripe H1N1 consiste en intentar asegurar que otros integrantes de la familia no se infecten con el virus.

No existe un método infalible para detener por completo la propagación de los microbios, pero puede reducir las probabilidades de que otras personas se enfermen tomando estas medidas:

  • Hacer vacunar a los integrantes de la familia. Se puede evitar contraer la gripe vacunándose contra la variedad estacional y contra la H1N1 una vez que la vacuna esté disponible, en octubre.

    Los Centros de Control y Prevención de las Enfermedades (CDC) recomiendan específicamente la vacuna contra el virus H1N1 para:
    • embarazadas
    • personas que vivan con (o cuiden) niños menores de 6 meses
    • niños y jóvenes de 6 meses a 24 años de edad
    • personas de 25 a 64 años con afecciones crónicas o el sistema inmunitario comprometido
    • personal sanitario y de servicios de urgencia
  • Mantener a las personas infectadas lejos de los demás. Mantenga a los niños engripados en una habitación separada alejada de las áreas comunes y, si es posible, hágalos utilizar un baño que no compartan con los demás integrantes de la familia. En lo posible, que un solo adulto se ocupe del niño enfermo. Limite al máximo el contacto cercano cara a cara con los otros integrantes de la familia, especialmente con los que presenten el riesgo de contraer la gripe o sufrir complicaciones por su causa (otros niños, personas con enfermedades crónicas y embarazadas).

    Las personas que se encuentren en los grupos de riesgo deben mantener una distancia de 6 pies de cualquier persona con la gripe H1N1 y, si fuera posible, no deben ser los principales cuidadores de personas con gripe H1N1. Si usted está cuidando a otra persona y está embarazada o padece una afección crónica, use una mascarilla para atender a su hijo y lávese las manos con frecuencia.

    Los niños con gripe H1N1 que soporten el uso de una mascarilla deben usarla cuando se trasladen a las áreas comunes de la casa o cuando salgan de ella para recibir atención médica o por otras necesidades.
  • Enseñar a los integrantes de la familia a evitar el contacto con los microbios. Recomiende a los integrantes de su grupo familiar que:
    • se cubran la nariz y la boca con pañuelos descartables al estornudar o toser y arrojen los pañuelos usados a la basura
    • tosan o estornuden en la parte superior de la manga (no en las manos) si no cuentan con un pañuelo descartable
    • se laven las manos después de toser o estornudar: que se laven con agua y jabón o un jabón para manos en base a alcohol
    • eviten tocarse los ojos, la nariz y la boca

Cómo combatir los microbios en casa

El virus H1N1 se propaga de la misma manera que otros virus de la gripe: a través del aire cuando una persona con el virus estornuda, tose o habla. También es posible contraer el virus al tocar la superficie contaminada de un objeto que ha tocado o sobre el que ha estornudado o tosido una persona con el virus.

Los microorganismos pueden sobrevivir en mesas, encimeras, juguetes y picaportes hasta 8 horas después de que se los depositó en ellos. Por eso, es importante higienizar estas áreas durante el transcurso del día. Utilice un desinfectante para el hogar para limpiar estas áreas.

Las sábanas, los platos y los utensilios de cocina no deben compartirse con personas enfermas, pero pueden ser utilizados por otros integrantes de la familia después de limpiarlos cuidadosamente. Los elementos de cocina pueden lavarse a mano con agua y jabón o en el lavavajilla con detergente. Lave las sábanas con jabón para ropa y seque en secadora con aire "caliente" e intente minimizar el contacto con la ropa antes del lavado (por ejemplo, llévela hasta la lavadora en una canasta en lugar de en los brazos).

Si es posible, ventile las áreas comunes abriendo las ventanas.

Enviar a los niños de regreso a la escuela

Los niños dejan de considerarse en etapa de contagio y pueden regresar a la escuela una vez que la fiebre ha desaparecido al menos 24 horas sin la ayuda de medicamentos antifebriles. Es posible que algunos niños deban permanecer más tiempo en casa, según cómo se sientan. Si tiene dudas o inquietudes, consulte al médico.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: septiembre de 2009

Related Resources